Anahata

Cuarto Chakra

 

 

Anahata significa en sánscrito ”sonido hecho sin que dos cosas se choquen”, y es una metáfora para indicar la coexistencia de lo material y lo espiritual. Este es el chakra central, o sea el punto medio en el camino de la evolución espiritual. Está relacionado con el amor incondicional y espiritual. Su símbolo son doce pétalos de loto que rodean una estrella de seis puntas, es decir, dos triángulos superpuestos. El que apunta hacia abajo representa el espíritu que desciende hacia el cuerpo y el que apunta hacia arriba es la materia que se eleva hacia lo espiritual, hacia lo infinito.

Anahata se ubica en el centro del pecho y vibra con los colores verde y rosa. Las partes del cuerpo asociadas son el corazón, el pecho, los pulmones, el timo y, en general, todo el sistema circulatorio. Los problemas de salud relacionados con este chakra son la respiración superficial, la hipertensión, las enfermedades cardíacas y el cáncer. También se asocian a él ciertas disfunciones emocionales, como la dependencia, la melancolía, el miedo a la soledad, al compromiso y a la traición. 

Los tres chakras inferiores contienen la capacidad de cultivar la destreza sobre los impulsos. Cuando se equilibra y se abre el cuarto chakra, llegas al verdadero primer nivel de la conciencia autorreflexiva, desde donde puedes verte a ti mismo a través de los ojos de los otros y entiendes que los demás son tan importantes como tú. En los primeros tres chakras estás regido por el “yo”, en el cuarto empiezas a tener sentido de “nosotros”. Cuando tienes dominio sobre tus pasiones, desde los tres primeros chakras, puedes dirigir esas pasiones hacia los otros. Sientes compasión. Actuar la compasión significa actuar con hábitos, sentimientos y voluntad en bien de lo más amplio de ti mismo.

El chakra del corazón rige las sensaciones sutiles y la capacidad de tocar, el tacto. Decimos que cuando alguien habla desde su corazón, “nos toca”, nos llega a la esencia misma. Sus funciones también determinan el sentido de los límites. Se relaciona con el funcionamiento del sistema inmune, la glándula del timo y el bombeo del corazón. Nos da inequívocas “corazonadas”. Nos hace saber quiénes somos y qué queremos en las relaciones.

El cuarto chakra se llama anahata: es el sonido del encuentro de dos cosas sin fricción, sin golpe, y es inaudible, que sólo con amor se escucha. En el chakra del corazón no hay conflicto: el cielo y la tierra se juntan en equilibrio, lo interno y lo externo se unen en acción fluida y espontánea. Su mantra es YAM y se corresponde con la nota Fa.

Al recitar un mantra desde el centro del corazón, en repetición mental, sintonizas tu mente con el universo entero que vibra el sonido en el centro umbilical. 

La comunicación desde este chakra siempre incluye a los otros tanto como a ti mismo. Entonces hablas con dulzura, compasión y empatía. A diferencia de la comunicación desde el quinto chakra, que es muy directa, la comunicación desde el cuarto chakra no por ser dulce es necesariamente indirecta, ya que dirás la verdad pero sabrás tomar en cuenta completamente a quien recibe la comunicación. El chakra del corazón te infunde una gran fuerza, un gran poder de convicción para expresar cualquier sentimiento y contextualizar lo que dices. 

Chakra Corazón / Yo Amo

 

Localización: Centro del pecho.

Color : Verde

Elemento: Aire.

Tareas Positivas: Capacidad para amar y ser amado, empatía, compasión, aceptación, perdón.

092.JPG
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon

RECUERDA SIEMPRE DECIR TE AMO CON LA VOZ DEL CORAZON